Antibióticos y virus…

¡¡NO!! En esta época del año, muchos de vosotros pasáis por la farmacia pidiendo “antibióticos para el resfriado”, pero realmente no se debe usar un antibiótico contra un virus. Esto tiene dos inconvenientes: el primero es que no está permitido dar antibióticos sin receta médica y el segundo es que el mal uso de estos medicamentos está provocando que las bacterias desarrollen resistencias. En otras palabras: algunos antibióticos están dejando de funcionar. Por ello, es importante ir al médico y que nos reconozca para saber si tenemos o no infección por bacterias y, en función de eso, que nos prescriba el antibiótico más adecuado.

Virus o Bacteria

Para empezar a entender todo esto, primero debemos tener clara la diferencia entre virus y bacteria y saber qué es un antibiótico:

Virus

Bacteria

-No está demostrado que sean seres vivos -Son seres vivos
-Necesita una célula animal o vegetal para “engañarla” y poder reproducirse -No necesitan de otras células para reproducirse
-Los antibióticos no acaban con ellos. Son nuestras defensas las que consiguen expulsarlos del cuerpo -Dependiendo del tipo de bacteria, será sensible a unos u otros antibióticos

Definición de antibiótico 

Un antibiótico es un medicamento contra las infecciones producidas por bacterias. Actúa matando las bacterias o impidiendo su reproducción. Es por ello que un antibiótico nos puede salvar la vida pero si seguimos haciendo un uso irresponsable de los mismos, nos quedaremos sin recursos.

Desde la farmacia siempre hacemos hincapié en que tenéis que seguir el tratamiento al pie de la letra. Aunque al segundo día ya os encontréis perfectos, debéis continuar tomando la medicación todo el tiempo de indicó el médico. De esta forma nos aseguramos que acabamos con todas las bacterias. Si cortamos el tratamiento o tomamos un antibiótico que no es el adecuado para nuestra infección, sólo estamos consiguiendo que las bacterias “aprendan a defenderse de él” (desarrollan resistencias). Conforme las bacterias van aprendiendo a defenderse de los antibióticos, éstos dejan de ser útiles.

Volviendo al caso de resfriado y gripe. Estas enfermedades son causadas por virus, por lo que un antibiótico no servirá para nada. Cuando tenemos gripe o resfriado, tenemos que “pasar la enfermedad”. Como ya hemos dicho antes, es nuestro cuerpo el que debe eliminar el virus. Para que todo esto sea más llevadero, existen numerosas presentaciones de antigripales, que van a paliar los síntomas que tengamos.

Falsos mitos sobre antibióticos

Queremos que quede claro que un antibiótico NO baja la fiebre  y TAMPOCO quita el dolor. La fiebre baja con antipiréticos y el dolor se calma con antiinflamatorios y los antibióticos matan bacterias. Este tema es mucho más serio de lo que todos creemos, pues no solo se perjudica la persona que hace un mal uso de los antibióticos, sino toda la sociedad.

Recomendaciones en el uso de antibióticos

A todo esto hay que añadir que es recomendable el uso de un probiótico (microorganismos vivos, como es el caso de Arkolevura®) y/o prebiótico (compuestos que favorecen el desarrollo de nuestra flora, como Prodefen®) cuando el médico nos prescribe un antibiótico. ¿Por qué? En nuestro cuerpo, de forma natural tenemos bacterias “buenas” (en la piel, en el intestino, etc., lo que se conoce como ”flora”) que son necesarias para nosotros. Como hemos dicho, el antibiótico mata bacterias, pero no diferencia al 100% entre las bacterias “buenas” y las que nos están causando la infección. Los probióticos y los prebióticos van a fortalecer nuestra flora, para que no perdamos el equilibrio natural.

Como siempre, ante cualquier duda que tengáis, estaremos encantadas de ayudarte.